Falecimento de Héctor Maldonado

Héctor Maldonado contextualiza o alcance do trabalho desenvolvido por seu grupo.

Com a mais profunda tristeza comunico à SBNeC, e demais sociedades científicas brasileiras e latinoamericanas, o falecimento do querido amigo e colega argentino, Héctor Maldonado, professor da Universidade de Buenos Aires, no dia 25 de dezembro último. Cientista de grande reconhecimento por seu trabalho na área de percepção visual e de memória, Maldonado teve uma presença forte nas tentativas de união da ciência latinoamericana, nos anos 1970. Com Elisaldo Carlini e Hector Maldonado, compusemos a primeira diretoria da Sociedade Latinoamericana de Psicobiologia em 1972, fundada em memorável encontro na então Escola Paulista de Medicina. Esta sociedade, que viria a originar a Sociedade Brasileira de Psicobiologia, depois designada Sociedade Brasileira de Neurociências e Comportamento, teve pouca duração devido à instabilidade política dos países da região. Três décadas mais tarde, o ressurgimento de uma integração científica latinoamericana, cujo marco mais expressivo em nossa área foi o I Neurolatam em 2008, em Búzios, RJ, foi prestigiado com entusiasmo pela presença participativa de Héctor Maldonado e seus discípulos, em coerência com várias iniciativas integradoras empreendidas por ele ao longo dos anos. Rodeado por inúmeros discípulos, Maldonado deixa um legado científico marcado pela originalidade e criatividade de sua linha de estudos de memória em um modelo invertebrado. Ao redor dessa linha, em seu laboratório na Universidade de Buenos Aires, ele soube reunir um talentoso grupo de pesquisadores de diferentes especialidades temáticas todos convergindo para a busca dos mecanismos da memória.  Anexo a seguir, um depoimento de um de seus mais destacados discípulos, Daniel Tomsic, docente da Universidade de Buenos Aires.

Dora Fix Ventura (Instituto de Psicologia, USP)

Héctor Maldonado fue un gran científico y docente, verdadero creador de
una escuela de neurociencias. Luego de muchos años de exilio por la
dictadura militar, regresó a la Argentina en 1983 y, como Director de la
Carrera de Biología de la Universidad de Buenos Aires, transformó la
enseñanza de la Biología. A lo largo de los últimos 25 años, su curso de
Fisiología del Comportamiento abrió las puertas de las neurociencias a un
incontable número de estudiantes. Asimismo, su laboratorio de Neurobiología de la Memoria, fue una usina generadora de neurocientíficos
que hoy se desempeñan en nuestro país y en el exterior.
Héctor fue un científico con una increíble pasión y una capacidad de lucha
y construcción que parecían inagotables. Su ideología estuvo siempre
claramente definida y sus actos fueron siempre consecuentes con ella. Fue
una persona de una ética admirable. Y fue un científico de primer nivel, pero diferente. Su desinterés por la construcción individual y su generosidad lo hacían una rara avis entre los grandes científicos.
Las siguientes dos pequeñas anécdotas personales, ocurridas hace ya más de 20 años, ilustran su personalidad: Apenas graduado y durante los meses de verano en que esperaba el resultado del concurso de la beca a la que me había presentado para realizar mi doctorado bajo la dirección de Héctor, me encontraba trabajando de guardavidas en la costa. A pleno medio día y bajo un sol que escaldaba el cerebro lo veo venir a Héctor caminando por la playa, complemente vestido y con zapatos y alzando los brazos como loco. Se encontraba retornando de sus vacaciones con su familia y los había hecho desviar muchos kilómetros para venir a comunicarme con un inmenso entusiasmo que me habían otorgado la beca. Desde entonces supe que aun con todo mi entusiasmo siempre estaría lejos de las pasiones que caracterizaban a ese hombre.
El segundo episodio ocurrió un par de años más tarde, cuando algunos
científicos mediocres devenidos en burócratas de un nuevo gobierno
neoliberal, intentaron castigarlo quitándole subsidios y también la
renovación de mi beca doctoral. Héctor rápidamente me consiguió un
contrato en Italia pero, como si eso fuera poco, canjeó su pasaje aéreo de
primera clase, que le había sido enviado por la institución Italiana para
asistir a un evento muy prestigioso, por dos pasajes de clase turista, uno
para mí.
De entre los muchos científicos de gran reputación que conozco, me cuesta imaginar a alguno que pudiera igualarlo en esas actitudes. Por eso no dudo en afirmar que además de científico de primer nivel, Héctor Maldonado era un científico especial. Para muchos de los que tuvimos la suerte de formarnos con él, fue un maestro de vida y un amigo.

Dr. Daniel Tomsic
Dpto. Fisiología Biología Molecular y Celular
Facultad de Ciencias Exactas y Naturales
Universidad de Buenos Aires
Pabellón 2 Ciudad Universitaria
Buenos Aires 1428

Categorias: Anúncios da Diretoria. Para adicionar o texto à sua lista de favoritos, use o permalink. Envie um comentário ou deixe um trackback: URL de trackback.

Um Comentário


  1. Fatal error: Uncaught Error: Call to undefined function ereg() in /home/storage/5/54/f3/blog250/public_html/wp-content/themes/thematic/library/extensions/hooks-filters.php:194 Stack trace: #0 /home/storage/5/54/f3/blog250/public_html/wp-content/themes/thematic/comments.php(34): thematic_commenter_link() #1 /home/storage/5/54/f3/blog250/public_html/wp-includes/comment-template.php(1512): require('/home/storage/5...') #2 /home/storage/5/54/f3/blog250/public_html/wp-content/themes/thematic/single.php(38): comments_template() #3 /home/storage/5/54/f3/blog250/public_html/wp-includes/template-loader.php(77): include('/home/storage/5...') #4 /home/storage/5/54/f3/blog250/public_html/wp-blog-header.php(19): require_once('/home/storage/5...') #5 /home/storage/5/54/f3/blog250/public_html/index.php(17): require('/home/storage/5...') #6 {main} thrown in /home/storage/5/54/f3/blog250/public_html/wp-content/themes/thematic/library/extensions/hooks-filters.php on line 194